Toque de queda en Cali tras vandalismo durante jornada de paro nacional – Cali – Colombia



Desde las 3 la tarde, la hora en la que el alcalde de Cali, Mauricie Armitage, anunció que decretaba el toque de queda, desde las 7 de la noche, debido a los disturbios que hubo durante el paro nacional, las calles de la ciudad comenzaron a desocuparse.

A las 5 de la tarde las empresas que laboraron ayer cerraron sus puertas para que sus empleados tuvieran tiempo de llegar a sus casas.

A esa misma hora, por las calles del centro, donde horas antes hubo enfrentamientos de manifestantes con la policía, solo merodeaban grupos de jóvenes y habitantes de calle, que caminaban sobre las piedras y las tachuelas regadas por el piso. Quienes salieron a las 6 de la tarde de sus trabajos o de los centros comerciales, con la esperanza de encontrar un taxi debieron buscar en las plataformas tecnológicas un carro o recurrir a familiares para llegar a casa. A esa hora todas las calles de la ciudad parecían las de un pueblo fantasma.

Toque de queda en Cali

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Toque de queda en Cali

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Pero aunque las calles estaban vacías, quienes se desplazaron en sus carros debieron esquivar barricadas ubicadas a lo largo de algunas de las arterías de la ciudad, como la calle 5. Desadaptados atravesaron hileras de tachuelas cuando no pusieron canecas y llantas. Tomar las avenidas circundantes a la Universidad del Valle era imposible porque la Policía cerró las calles para evitar desmanes como los que se presentaron en horas de la mañana.

Algunos creyeron que con llegar antes de la 7 iban a descansar, pero estaban equivocados. Grupos de vándalos ingresaron a unidades residenciales para hacer saqueos. Uno de estas situaciones sucedió en los conjuntos Nogales y Zafiro, en el sector de Valle del Lili, al sur de la ciudad.

Cali vivió ayer un día extraño. Sin contar las cerca de 20 mil personas que participaron en las diferentes movilizaciones del paro nacional, las calles del centro de la ciudad parecían como un día festivo.

Para evitarles dificultades a sus empleados en los desplazamientos a sus trabajos y desde estos hacia sus casas, y para salvaguardar sus instalaciones de eventuales actos vandálicos -que al final se volvieron una realidad en algunos sectores-, muchas empresas no laboraron ayer.

Los únicos que salieron a las calles a trabajar fueron los vendedores ambulantes que ‘se hicieron su agosto’ en las marchas que desde diferentes zonas de la ciudad confluyeron en la plazoleta del Centro Administrativo Municipal (CAM). Los helados, las paletas, los refrescos y hasta las cervezas se acabaron en santiamén debido a la alta temperatura de las horas del mediodía.

Solamente taxis y uno que otro vehículo particular se podían ver en las calles, más aún después de que debido a los bloqueos y los hechos vandálicos en contra de sus buses articulados y los alimentadores, el sistema de transporte masivo MIO comenzó a suspender su operación.

Según Andrés Villamizar, secretario de Seguridad de Cali, estarán exceptuados del toque de queda quienes estén debidamente acreditados como miembros de la Fuerza Pública, Ministerio Público, Defensa Civil, Cruz Roja, Fiscalía General de la Nación, vigilancia privada, periodistas, personal sanitario, ambulancias, vehículos de atención prehospitalaria, organismos de socorro y los servidores públicos de entidades municipales de Santiago de Cali y de las entidades departamentales del Valle del Cauca.

“Además, personal que acredite la calidad de servidor gubernamental. Asimismo, toda persona que requiera atención de un servicio de salud”, señaló. 

Desde sus viviendas, los caleños han participado de la jornada de paro nacional con un cacerolazo. 

CALI

Sé el primero en comentar en «Toque de queda en Cali tras vandalismo durante jornada de paro nacional – Cali – Colombia»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*