Polémica por niños toreros en Colombia – Otras Ciudades – Colombia



Niños entre los cinco y 16 años se forman en la Tauroescuela de Cormanizales, entidad que dirige las corridas de toros en la capital. Un niño en particular, de cinco años, que fue una de las sensaciones por haber salido a realizar diversas maniobras como los toreros más reconocidos en la plaza de toros, en la temporada taurina que culminó este lunes, ha sido el motivo para que antitaurinos y animalistas manifiesten su descontento.

Mensajes como “lo educan para matar un animal”, “será violento en el futuro”, entre otras frases, se leían en redes sociales en referencia a la historia sobre el niño torero, Martín Mejía Hincapié, publicada por EL TEMPO el pasado domingo 12 de enero.

Martín, quien se robó el show en la primera corrida de la 65 temporada taurina de Manizales, apenas tiene cinco años, pero – dice- el amor y la pasión por la ‘fiesta brava’ los lleva en el alma.

“Empezó practicando tenis, pero lloraba y decía que el sábado era para ir a la plaza. Después con fútbol y aunque le encanta, siempre va motivado por saber que al siguiente día será sábado e irá a las clases. Esta es su mayor pasión”, comentó su padre, Luis Miguel Mejía.

En cuanto a las críticas y el peligro de la profesión, Diana Sofía Hincapié, madre del menor, asegura: “Aún es muy pequeño para entender todo lo que pasa, pero cada que le preguntan por un toro el responde que ‘no le da pesar, porque nació para eso’. Nosotros hemos visto su amor, así que -mientras quiera-tendrá todo nuestro apoyo”. 

Emerson Pineda, coordinador de la Tauroescuela Cormanizales, se defiende de lo señalamientos y afirma que esa institución  les enseñan a los  menores “disciplina, modales, les quitamos niños a las calles. De los 300 que han pasado por acá los últimos 10 años (de 40 que lleva la escuela) todos son grandes personas”. 

Sobre la violencia que pueden presentar los menores viendo esta práctica, Pidena recalcó que cree que se ven “cosas peores” en otros lugares.

“Tengo 40 años y desde los cuatro voy a la plaza y no soy violento ni he matado a nadie. La crítica a la tauromaquia es un tema político y creo que se ve más violencia viendo un noticiero donde se muestran cosas terribles. A todos los invito los sábados a las 8:00 a. m. a ver ese proceso tan bonito en el que hemos cambiado vidas”, señaló Pineda.

Pero, para muchos, la discusión va más allá de un simple gusto por la tauramaquia. Para Jhon Hemayr Yepes, conocido como el ‘concejal animalista’, en este tipo de acciones también se cometen irregularidades legales.

(Le puede interesar: El niño torero que hizo vibrar la Plaza de Toros en Feria de Manizales)

“La estrategia de tener escuelas obedece a su necesidad de que esto perdure, así que es normal que utilice los medios legales de sacar adelante su postura. Lo que extraña es que se viole lo que expresan el código de Infancia y Policía, que hablan sobre la prohibición de menores el lugares de consumo de licor y muestra de violencia, tal como lo son las plazas de toros”, expresó Yepes.

Para el Concejal, quien es uno de los promotores de la iniciativa Manizales Animalista desde hace más de 15 años, que menores de tan corta edad presencien este tipo de espectáculos, termina siendo perjudicial.

Un niño sigue su modelo social parental, entonces –asistiendo a estos eventos- crece pensado que la violencia es permitida

“Me remito al pronunciamiento de profesionales de la psicología, quienes indican que puede haber permisividad hacia la violencia, pues un niño sigue su modelo social parental, entonces –asistiendo a estos eventos- crece pensado que la violencia es permitida y lo pone en una crisis sobre definir contra quién sí y contra quién no”, apuntó el activista.

Para Yepes, hay creado “todo un sistema” para que los niños “absorban y defiendan” esta práctica. “¿Qué son los enanitos toreros, por ejemplo? No usan banderillas, ni pullas, pero entran a familiarizar a los niños con ese entorno”, agregó.

En la tauroescuela de Manizales que, junto con la de del ganadero Jerónimo Pimentel -ubicada en Choachí (Cundinamarca)-, son las únicas que siguen funcionando en el país, se formaron 37 jóvenes el último año. Además, de allí han salido matadores como Andrés de los Ríos y José Arcila, lo que permitiría pensar en un buen futuro para esta profesión y para la tauromaquia en general.

Sin embargo, distinto piensa el Concejal, quien considera que la afición es cada vez menor. “No se puede negar que Manizales tiene una tradición taurina de más de 60 años, pero, con lo que he visto, me atrevería a decir que ha perdido espacio. Antes toda la feria era toros, ahora hay reinas, desfiles y todo tipo de actividades deportivas y  culturales”, mencionó Yepes.

Niños y jóvenes que empiezan a seguir la tradición taurina tienen su espacio en los desfiles de la Feria de Manizales.

Como respaldo a esto, el activista refiere que –de acuerdo con el Instituto de Cultura y Turismo- para las Ferias del año anterior, por un taurino en la plaza había 25 personas participando de otro tipo de eventos.

“Se mantiene porque tiene un gran respaldo político, religioso, mediático. El solo hecho de que hayan quedado exentos del IVA da indicios”, asintió.

Por su parte, la recién electa diputada y una de las líderes del colectivo Identidad Animal, Jessica Quiroz, aseguró que gran parte de la responsabilidad en el consumo de este tipo de actividades es de los padres.

“Sabemos que muchos de los que van a toros es porque sus padres los llevan, por ende, es normal el pensamiento de los niños sobre ello, pues los criaron viendo como normal matar a un animal”, agregó.

Además, la diputada señaló que pese a ser una tradición arraigada en ciudades como Manizales y Bogotá, se ve un fin cercano.

“Vemos dos caminos para acabarla: una, que el Congreso lo termine promulgando, que es maltrato animal; la otra es que se acabe por sí sola, que es lo que vemos ahora. Se ha reducido la asistencia y, por ende, el apoyo, así que esperamos que sea de esa forma”, sentenció Quiroz.

“Yo vivo la Feria sin tortura” fue una de las frases que acompañó a los promotores del movimiento antitaurino en Manizales.

Cabe resaltar que, durante la pasada semana ferial, cientos de carteles en rechazo a esta práctica colgaban en ventanas de la capital caldenses. “Yo vivo una Feria sin tortura” fue una frase presente en desfiles y eventos en toda la ciudad, con la que los antitaurinos manifiestan que seguirán en esta batalla hasta que en Manizales se logre lo que hace dos años se vive en Medellín: cero corridas de toros.

LAURA USMAPara EL TIEMPOMANIZALES

Sé el primero en comentar en «Polémica por niños toreros en Colombia – Otras Ciudades – Colombia»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*