Warning: session_start(): open(/tmp/sess_9534857302eb18969e1b0f336f35d2b5, O_RDWR) failed: No space left on device (28) in /var/www/vhosts/diariodeibague.co/httpdocs/wp-content/plugins/trash-duplicate-and-301-redirect/trash-duplicates.php on line 215

Warning: session_start(): Failed to read session data: files (path: ) in /var/www/vhosts/diariodeibague.co/httpdocs/wp-content/plugins/trash-duplicate-and-301-redirect/trash-duplicates.php on line 215
programas de la Secretaría de las mujeres de Medellín - Medellín - Colombia - diariodeibague

programas de la Secretaría de las mujeres de Medellín – Medellín – Colombia



Colectivos feministas, la Administración Municipal y demás entidades que trabajan con mujeres cada año emiten el mismo mensaje: no es el Día de la Mujer a secas y tampoco es una celebración; es la conmemoración de los derechos de las mujeres.Un performance, conciertos, charlas y la marcha que está convocada para este domingo hacen parte de la programación en torno al 8 de marzo en la ciudad.

La Alcaldía  se la jugó por recordar a las mujeres destacadas en ciencia y  innovación. A propósito de la fecha, en entrevista con EL TIEMPO, la secretaria de la Mujer de Medellín, Juliana Martínez Londoño, habló de cómo se trabajará por que las mujeres tengan una vida libre de violencias. La nueva Jefe de cartera es activista feminista, politóloga, magíster en Género y doctora en Ciencias Sociales.

¿Medellín sigue siendo una ciudad machista?

He visitado muchos lugares del país hablando de estos temas y te dicen eso: esta es la ciudad más goda, la más machista. Yo no soy muy amiga de esa palabra, pero indudablemente Medellín tiene unas configuraciones culturales que hacen que ser mujer tenga unas cargas particulares. Por ejemplo, esa expectativa tan alta que tenemos sobre la belleza y esta idea y representación de la matriarca antioqueña, que a veces hace difícil que las mujeres que se salgan de esa identidad sean bien vistas.Pero ese orden desigual de género no solamente está en el imaginario, está en cosas concretas. Como por ejemplo, que las mujeres sean violentadas o que Antioquia sea uno de los departamentos con mayor incidencia de feminicidios. Ser mujer en Medellín tiene retos particulares.

Pero decir retos particulares es decir que ¿ser mujer en Medellín es difícil, complicado?

Al mismo tiempo esta ciudad le da vida a unas experiencias de empoderamiento, Betsabé (que no fue en Medellín sino en Bello) muestra la pujanza antioqueña, Estamos listas es una prueba de ello, y hay una proliferación de mujeres jóvenes feministas que se están pensando cómo permear de igualdad lugares como la universidad y la apropiación del espacio público. A mí no me gusta verlo en negro y en blanco; hay unos claroscuros.

Tenemos rutas definidas y les hacemos seguimiento, pero se siguen presentando fallas, muchas de ellas, están relacionadas con la parte cultural porque hay revictimazación

¿Cuál es la propuesta que trae para esta Secretaría de la Mujer?

Medellín ha sido referente en los avances que ha logrado y las propuestas que han hecho desde la Secretaría de las Mujeres. Por distintas razones la Secretaría tuvo una disminución presupuestal que no solamente afectó el alcance de los proyectos, sino también la capacidad de la Secretaría. El mayor reto es recuperar interlocución política y volver a ser referente técnico para este tema en la ciudad y en el país.

¿Cómo lograr un mayor alcance en programas que hacen intervención en mujeres que sufren violencias?

Todo el programa para la seguridad pública de las mujeres de la secretaría es un modelo muy bien pensado y articulado. Está la línea 123 Agencia Mujer, que al estar vinculada al 123 general permite una activación apropiada de las rutas de atención.Están los hogares de acogida y está la atención psico-jurídica en territorio. Se completa esos tres mecanismos con una parte que estaba descubierta este momento y es la representación legal de las mujeres en los procesos penales administrativos, civiles.

Inspiradas en el performance “Let me be the ruler” de la artista Rosa Mesa, 18 mujeres de colectivos de la ciudad expresaron la importancia de actuar frente a las violencias basadas en género.

¿Cómo trabajarán en garantizar el derecho de las mujeres a estar libres de las violencias?

Este tema tiene además de lo anterior, otros dos componentes: uno, territorios seguros, que es cómo llevar al territorio efectivamente la seguridad para las mujeres, que las mujeres se sientan seguras, tranquilas y que se sientan seguras de habitar la ciudad. Y dos, el Consejo de Seguridad Pública, que es la instancia pionera, donde nos ocupamos de la protección de las mujeres, de su seguridad, y que una de sus bondades es que reúne 50 actores, entre las dependencias públicas, la sociedad civil, instituciones educativas, organismos internacionales.

¿Cómo se ideó que el plan de desarrollo Medellín futuro tuviera una -como usted dijo- verdadera perspectiva de género?

La Secretaría de las Mujeres desarrolló una estrategia para acompañar los 21 encuentros y motivar la participación de las mujeres, pero ese acompañamiento lo hicimos a partir de las dimensiones que contiene la Política Pública para las mujeres urbanas y rurales de Medellín, que se aprobó en el 2018, y del Plan estratégico de igualdad de género que se construyó en 2019. Lo que hace este plan de desarrollo es hacer una priorización de esos primeros 4 años. A Planeación le aportamos lineamientos para la transversalización, que pasaban por asuntos como el lenguaje. Por ejemplo, que una mujer gestante no es necesariamente una madre gestante. O que es importante hablar de niñas, y de jóvenes y de mujeres adultas, y no mujeres de manera general. O que los datos se desagregan por sexo y no por género.

El componente de mujeres tiene tres programas uno sobre participación social y política, un programa sobre el derecho a una vida libre de violencias, y un programa sobre educación, salud y demás

¿Y cómo se medirán los programas?

Tenemos tres indicadores globales para dar cuenta de estos cambios; el indicador de igualdad de género, la otra propuesta es tasa de feminicidio – la recolección de la información o la garantía completa de la seguridad de las mujeres no dependen de esta secretaría, pero se trata de eso, de la transversalización-; y el otro indicador es un subíndice de participación de mujeres, dentro de participación ciudadana.

Precisamente en la transversalización, cuando se habla de feminicidios en Medellín se incluyen dos mujeres trans, y hay una diferencia entre sus declaraciones y el informe del Sisc (Sistema de información para la seguridad y la convivencia), que los cuenta como homicidios en hombres…

Esa es una de las tareas del Consejo de seguridad púbica para las mujeres y es que todos los homicidios de mujer se analicen, se haga la evaluación académica para hacer la sugerencia o determinar si se trataría de un presunto feminicidio. Nuestra fuente de información es el Sisc, y a su vez sus fuentes son las autoridades (Medicina Legal, Fiscalía y Policía). En este caso, ellas tenían todavía documentos donde se identificaban como hombres, eso hace que en sus sistemas hayan ingresado a la base de datos de hombres, pero con el detalle de los hechos el Sisc genera esta alerta y la comisión primera la estudia.

La modificación necesita una perspectiva de género, porque necesita poder reflexionar sobre que el documento de identidad no es el único que te da identidad. En Medellín van cinco homicidios a mujeres, tres de los cuales serían feminicidios y se investiga si hay un cuarto, que es el de la mujer en el Cerro el volador. 

Putamente Poderosas, El Derecho a No Obedecer, Lunes de Ciudad y Veeduría Ciudadana al Plan de Desarrollo fueron los colectivos promotores de la acción.

¿Se van a articular con grupos y organizaciones locales de mujeres?

Yo vengo del movimiento y soy una activista feminista. Soy una convencida del valor que da la movilización social a la construcción de política pública, entonces ese es mi punto de partida también para la labor que estoy haciendo y en esa misma medida he establecido diálogo con organizaciones del movimiento y también con los sectores de mujeres.

¿Qué es lo que nos sigue faltando?

Uno de los retos es de tipo cultural: cada vez es menos aceptada la violencia a las mujeres pero se sigue presentando. Estos casos de feminicidio que tuvimos (3), muestran la sevicia contra las mujeres, pero es decir unívocamente como sociedad que nada justifica la violencia contra las mujeres.El segundo reto tiene que ver con la efectiva implementación de lo que está establecido en el marco legal, como la ley 1257 de violencias contra las mujeres, hay rutas y les hacemos seguimiento pero muchas veces hay revictimización. Por ejemplo en el trato que reciben las mujeres, o porque hay poca comprensión de las dimensiones en las violencias contra las mujeres. “Ah, pero si usted está ahí, es porque le gusta” y para salir de esa frase, para destruir esa frase, hace falta sensibilización. El tercer reto es  sobre la sanción: no puede quedar un mensaje de impunidad.

MEDELLÍN