Así deben ser los laboratorios prácticos presenciales en universidades – Educación – Vida



Por medio de la directiva 13, el Ministerio de Educación dio a conocer una serie de recomendaciones para el desarrollo de las prácticas de laboratorio en las universidades durante junio y julio.

Con esto, la cartera busca dar unos lineamientos frente a la posibilidad que se dio a las instituciones de adelantar a mitad de año las actividades prácticas y así, culminar el primer semestre de 2020 antes del regreso a las aulas mediante la alternancia en agosto.(Lea también: Los retos de la educación superior para el segundo semestre)

Es importante señalar que, al igual que ha ocurrido con documentos anteriores emitidos por el Ministerio, esto se trata de unas recomendaciones, dado que en el marco de la autonomía universitaria el Gobierno no puede interferir de manera directa en este tipo de decisiones.

Sin embargo, como ocurrió, por ejemplo, con la suspensión de clases presenciales, se espera que las instituciones se acojan a estas condiciones, pues se trata de lineamientos necesarios para garantizar la salud de los estudiantes, docentes y personal administrativo.

(Lea también: Así será regreso a clase en colegios privados desde el 1.º de agosto)Así las cosas, se establece que el regreso a las actividades presenciales en las instalaciones universitarias se realizará en dos fases, siendo la primera la de los laboratorios prácticos.

Se establece que este tipo de prácticas se deben realizar “previa coordinación con las autoridades locales con el fin de hacer uso exclusivo de aquellos espacios académicos y formativos donde la presencialidad no puede ser reemplazada por simuladores o demás herramientas pedagógicas de apoyo asistidas por tecnología”.

Es decir, una de las condiciones debe ser que las actividades de laboratorio se pueden hacer de manera presencial únicamente si no hay mecanismos tecnológicos para realizarlas de manera remota.

(Lea también: ‘La Unad navega en sus aguas’: rector sobre la educación virtual)La directiva también establece que esta autorización “no incluye la realización de trabajos de campo y/o prácticas por fuera de las instalaciones de las instituciones, salvo que los laboratorios prácticos o de investigación estén por fuera de las mismas”.

De esta manera, no se podrán realizar actividades de este tipo al aire libre o en recintos cerrados diferentes a los del campus universitario.

Así mismo, se establece una serie de buenas prácticas que debe tener en cuenta cada universidad, con el fin de reducir al máximo el riesgo de propagación del virus en el desarrollo de los laboratorios.

(Lea también: Persisten dudas en colegios privados sobre alternancia)Las recomendaciones son las siguientes:

1. Identificar y caracterizar a la Comunidad EducativaEsto con el fin de identificar los niveles de riesgo de exposición social y familiar, así como el estado de salud de los estudiantes, docentes y personal administrativo.

Para ello se deberá realizar un sistema de vigilancia de salud pública para la prevención, detección y manejo de casos asociados a la covid-19.

Por ningún motivo se debe permitir el ingreso de personas mayores de 60 años o con morbilidades preexistentes. También se deben implementar estrategias de revisión periódica del estado de salud de toda la comunidad educativa.

2. Recolectar la información de las personas que ingresen a las instituciones De esta manera se podrá hacer un mejor cerco epidemiológico en caso de que haya un caso de covid-19 en la universidad. Quienes ingresen al campus tendrán que responder en qué áreas van a estar así como su horario de entrada y salida.

(Lea también: Lanzan el primer programa profesional de lengua de señas en Colombia)3. Controlar el número máximo de personas que pueden ingresar a las instituciones Los establecimientos deberán verificar que las instalaciones físicas no se exceda la capacidad permitida y que se cumpla con la distancia social.

4. Fomentar y difundir las medidas de cuidado y prevención del contagio al interior de las instituciones Deberán estructurar un plan de comunicaciones en el que se establezcan los canales oficiales y la forma en la que se divulgará información a la comunidad educativa de manera clara, pertinente y oportuna, sobre las medidas de autocuidado para evitar el contagio antes, durante y después del ingreso a las instalaciones.

5. Establecer protocolos que permitan la identificación rápida y oportuna de los contagiosPara ello, es importante tener en cuenta que se debe cumplir de manera estricta con las políticas de tratamiento de datos, para garantizar la veracidad de los mismos.

6. Socializar y acoger los protocolos de uso del transporte público y privado Las universidades deberán tener estrategias de comunicación acerca del buen uso y reducción de riesgos de contagio en las personas que hagan uso del transporte público.

REDACCIÓN EDUCACIÓN – @EducacionET

Sé el primero en comentar en «Así deben ser los laboratorios prácticos presenciales en universidades – Educación – Vida»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*