En Cartagena abre el Castillo de San Felipe en medio de la pandemia – Otras Ciudades – Colombia



Después de siete meses de cierre por la pandemia, el próximo fin de semana abre puertas el Castillo de San Felipe de Barajas, la fortificación más emblemática de Cartagena y la que más recursos genera.

Según el Ministerio de Cultura, en un año normal, el emblemático castillo recibe a 650.000 turistas, y genera 11 mil millones de pesos.Todo el conjunto de la ciudad amurallada y las fortificaciones producen 16 mil millones de pesos al año.

“Todo el dinero que se genera por la taquilla del Castillo de San Felipe y los alquileres permanentes y temporales de las fortificaciones se reinvierten en su cuidado y mantenimiento”, señala Alberto Escovar, director de la división de patrimonio del Ministerio de Cultura.

Sin embargo, debido a la llegada del coronavirus, a inicios del mes de marzo, las fortificaciones cerraron a los visitantes, al igual que toda la ciudad.

Las murallas de Cartagena también aportan a la cartera por concepto de alquiler para bodas y fiestas privadas y eventos empresariales, que por este año no se podrán realizar debido a las fuertes medidas de bioseguridad y distanciamiento social que ha adoptado la ciudad en medio de la pandemia.

(También lo invitamos a leer: Duque viajó a Antioquia para concretar financiación de dos megaobras)

El Castillo de San Felipe de Barajas abre puerta este fin de semana, en medio de la pandemia.

Foto:

John Montaño/ EL TIEMPO

Desde 1997 el cordón amurallado y sus fortificaciones son vigiladas, y sus recursos administrados, por el Ministerio de Cultura.

En los últimos meses las fortificaciones de Cartagena fueron el centro de un debate entre el Ministerio de Cultura y la Escuela Taller Cartagena de Indias, la institución que en comodato vigila y preserva este patrimonio de la nación.

Las directivas de la escuela vienen exigiendo más recursos para operar, mientras que el Ministerio de Cultura ha sido enfático en que los recursos que generan las fortificaciones son exclusivos para el mantenimiento de éstas y para apoyar a los estudiantes de misma escuela que se preparan en oficios tradicionales de Cartagena.

“Las Fortificaciones son de la Nación, pero están en Cartagena y nos pertenecen, son nuestra historia. Respeto y transparencia en su manejo”, señala Alexa Cuesta Flores, exdirectora de la escuela quien se retiró a comienzos de septiembre.

La exfuncionaria alega que hay un firme proyecto para privatizar el cordón amurallado.

Según el Ministerio de Cultura, La Escuela Taller de Cartagena recibió este año 430 millones de pesos para cursos de formación.

En un año normal, las fortificaciones de Cartagena producen 16 mil millones de pesos por concepto de bodas, eventos privados y la taquilla del Castillo de San Felipe.

Foto:

John Montaño/ EL TIEMPO

Las fortificaciones son propiedad de la nación

El Ministerio de Cultura recuerda que las fortificaciones le pertenecen al estado colombiano desde 1821 cuando los españoles fueron expulsados de Cartagena.

“Todos los bienes que pertenecieron a la Corona Española pasaron a ser controlados por la nación. En 1924 la Nación autorizó que estos bienes fueran administrados por la Sociedad de Mejoras Públicas quien los administró hasta 2012”, le dijo a este diario Escovar.

Con la creación en 1905 del Ministerio de Obras Públicas y Transporte, las fortificaciones estuvieron bajo su cuidado. En 1994 pasaron a ser administradas por la Subdirección de Monumentos Nacionales del Instituto Nacional de Vías.

En 1997 pasaron al recién creado Ministerio de Cultura.

Las Fortificaciones son de la Nación, pero están en Cartagena y nos pertenecen, son nuestra historia. Respeto y transparencia en su manejo

En el año 2012, el Ministerio de Cultura determinó que el nuevo administrador fuera la Escuela Taller de Cartagena; decisión por la cual la exministra Mariana Garcés fue declarada como persona no grata en Cartagena, por el Cabildo Distrital.

Desde entonces las fortificaciones están bajo la figura de comodato en administración por la escuela. El futuro de la administración de las fortificaciones

(Además, lo invitamos a leer: Preocupación en Cali por casos de covid-19, ¿se volvería a cuarentena?)

El Fuerte de San Fernando en el corregimiento de Bocachica, isla de Tierrabomba, también espera la llegada de turistas.

Foto:

John Montaño/ EL TIEMPO

El futuro que propone el ministerio para la administración de las fortificaciones

El Ministerio propone trasladar el comodato en los mismos términos que se tenían con la escuela taller de Cartagena, a la recién creada Escuela Taller Naranja.

Esa entidad, al igual que la actual escuela taller de Cartagena, no percibiría nada por administrar las fortificaciones, pero en cambio, su representante legal sí pasaría a depender de la junta y a respetar sus decisiones.

El Ministerio de Cultura propone fortalecer la junta invitando a la Sociedad de Mejoras Públicas y a una entidad privada que aún no se definirse para lograr así una mayor participación de las entidades cartageneras.

Hoy, El Ministerio de Cultura y la Alcaldía buscan nombrar un gerente para las fortificaciones, que no sea director de la Escuela Taller.

También plantean crear una fiducia para administrar el dinero de los ingresos de las fortificaciones para que este no se mezcle con los de la polémica Escuela Taller.

Para varios veedores de la ciudad lo mejor que le puede pasar a las fortificaciones de Cartagena y su cordón amurallado es estar en manos del Ministerio de Cultura y no en las fauces de la clase política corrupta de la ciudad.

Lo invitamos a leer más noticias en Colombia

Así son los últimos días de Electricaribe: el fin de una pesadilla

Conozca el balance de primer día de contingencia ambiental en Medellín

John MontañoRedactor de EL TIEMPOCartagenaEn Twitter: @PilotodeCometas