Regreso a clase: ¿Qué dice la ciencia sobre la covid-19 en niños? – Educación – Vida



Mientras diferentes países del mundo, incluyendo a Colombia, adelantan ya las primeras clases presenciales luego de meses de trabajo en casa, el debate científico sobre los efectos de la covid-19 en la salud de los niños cobra especial relevancia.

¿Qué tanto afecta el virus a los niños? ¿Reabrir los colegios disparará las tasas de contagio? ¿Los menores dispersan más fácilmente el SARS-CoV-2?

(Lea también: Guía para entender los nuevos protocolos para el regreso a clases)

Ante estas interrogantes, un reciente estudio realizado por Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, considerado el más completo a la fecha en la materia, da nuevas pistas sobre el verdadero impacto de la pandemia en los más pequeños.

Los datos recolectados por el estudio sostienen que Estados Unidos ha registrado oficialmente 277.285 casos de coronavirus en niños de 5 a 17 años desde marzo y 51 muertes, en un momento en que las escuelas estudian reabrir sus puertas.

(Lea también: Sena abre inscripciones a cursos de inglés virtuales y gratis)

Entre el 1 de marzo y el 19 de septiembre, la tasa de letalidad, es decir la proporción de casos confirmados que han muerto, calculada para niños en edad escolar en Estados Unidos es del 0,018 por ciento, según este estudio.

Las nuevas cifras confirman que la letalidad real del coronavirus es extremadamente baja en este grupo de edad, en comparación con los adultos y especialmente con las personas mayores.

Informes anteriores parecen confirmar la tendencia. En otro análisis publicado en su sitio el 10 de septiembre, los CDC estimaron que, en el escenario más probable, las tasas de letalidad por grupo de edad (número de muertes sobre el número real de infecciones) eran del 0,003 por ciento (0-19 años), 0,02 por ciento (20-49 años), 0,5 por ciento (50-69 años) y 5,4 por ciento (70 años y más).

(Lea también: Instituciones educativas privadas piden regreso a clases presenciales)

Entre los niños, existe una diferencia notable entre los mayores y los menores de 11 años, aseguran los investigadores. La incidencia fue el doble de los 12 a 17 años que en los de 5 a 11 años.

Y el análisis confirma que las minorías son las más afectadas en el país: el 42 por ciento de los niños infectados eran hispanos, el 32 por ciento, blancos, y el 17 por ciento, negros. De 277.000 casos, 3.240 fueron hospitalizados, 404 ingresaron en cuidados intensivos y 51 fallecieron.

En general, varios estudios en Estados Unidos y en otros lugares han demostrado que los niños son menos vulnerables que los adultos, aunque no completamente inmunes.

(Lea también: Dos universidades colombianas entre los mejores MBA del mundo)

En la revista Science, la semana pasada, dos investigadores del Reino Unido aseguraron que las hospitalizaciones de niños infectados eran raras y que solo el 1 por ciento de los niños que fueron hospitalizados murieron, en comparación con el 27 por ciento en general para todas las edades promedio.

Sin embargo, la discusión ahora se centra en otro punto: ¿Son los niños transmisores en potencia del virus? Esta pregunta sería crucial a la hora de reabrir los colegios, dado que, si bien puede que no desarrollen síntomas avanzados, algunos creen que podrían contagiar a sus familias.

El debate científico, entonces, ahora busca comprender si los jóvenes se infectan menos o tanto como los adultos. La semana pasada, un análisis que compiló 32 estudios sobre el tema y que fue publicado por la revista Jama Pediatrics, concluyó que los niños y adolescentes menores de 20 años tenían de hecho un 44 por ciento menos de probabilidades de infectarse.

(Lea también: Universidad de México suspendió a profesora por maltrato a estudiantes)

Pese a eso, el mismo análisis no pudo hallar un resultado concluyente sobre si los niños eran, por otro lado, más o menos vectores que los adultos. Esto quiere decir que la ciencia no ha descubierto la capacidad de propagación del virus desde menores hacia adultos.

De ahí las recientes recomendaciones de la OMS, la Unesco y Unicef, que pese a insistir en que se reabran las aulas, no dejan de lado las medidas de bioseguridad:

“Lo más importante para volver al colegio es que la enfermedad se reduzca en la comunidad. Si la transmisión es baja en la comunidad, si la vigilancia epidemiológica, el rastreo de contactos y la sanidad son buenos, entonces las escuelas pueden reabrir”, señaló la OMS.

(Lea también: ¿Qué pasará con la semana de receso de octubre?)A propósito, el virólogo Francisco Henao, aseguró que, basado en la evidencia científica, tendrían sentido las recomendaciones dadas por estos organismos internacionales:

“Los estudios a la fecha dejaron claro que los niños sí pueden contagiarse, pero menos que un adulto. Sin embargo, no han podido determinar la capacidad de los niños de transmitir el virus. No sabemos si sea menor a la de adultos, pero tampoco sabemos si es mayor. Por eso lo más recomendable es que los controles de bioseguridad con ellos sean más estrictos, teniendo en cuenta que para ellos es más difícil seguir estos protocolos, y de ahí la recomendación de la ONU de continuar con la reapertura de colegios, pero tomando las medidas necesarias, porque así como se reciente la economía con los cierres, el proceso de aprendizaje y desarrollo de los niños también se se ve afectada. Es necesario encontrar un equilibrio”.

*Con información de AFP