Cómo aprender inglés más rápido: consejos eficaces para aprender este idioma de forma más ágil – Educación – Vida



De acuerdo con el portal de estadísticas alemán Statista, hasta 2019, el inglés era el idioma más usado del mundo, con 1.500 millones de hablantes totales. Una cifra que tiene en cuenta los 375 millones de hablantes nativos y los 1.125 millones de personas que aprendieron el idioma como lengua extranjera. 

Su importancia radica, entre otras cosas, al ser el principal idioma usado en los negocios y en las redes sociales. Si usted está aprendiendo, siga estos consejos de expertos para hacer de su proceso algo rápido, efectivo y, lo más importante, placentero.

(Le recomendamos leer: Concejal usó tapabocas en conferencia para fingir que hablaba inglés).

Antes de empezar

Tenga en cuenta que no existe una ‘fórmula mágica’ para aprender inglés. Cada persona tiene objetivos y necesidades distintas, por lo que un buen primer paso es preguntarse qué funciona mejor para usted y qué no.

Antes de apostar por alguna metodología podía servirle la resolución de un cuestionario de estilos de aprendizaje. Uno de estos es el ‘test’ de Vark, el cual se usa en pedagogía para determinar cómo se percibe y se adquiere información.

(Le puede interesar: Sena abre inscripciones a cursos de inglés virtuales y gratis).

Este ‘test’ funciona con base a cuatro categorías: la visual, la auditiva, la lecto-escritora y la kinestésica. Así, por ejemplo, las personas ‘más auditivas’ pueden beneficiarse escuchando audios en inglés y teniendo conversaciones, según explica Stephanie Vargas Isoza, docente de inglés del Instituto Michigan Máster.

Pero esto no quiere decir que deba dejar de practicar alguna de las cuatro habilidades que componen el dominio de una lengua (habla, escucha, escritura y lectura), sino que conocer su perfil puede ayudarle a ser consciente de los mecanismos que está usando o usará para aprender el idioma.

¿Academia o autoaprendizaje?

Tenga presente que no existe un único sistema de aprendizaje.

Por un lado, si planea tomar un curso no olvide revisar sus características antes de inscribirse. Los expertos recomiendan clases personalizadas o con pocos estudiantes, ya que esto permite que los profesionales consideren las particularidades de cada alumno.

También es válido ser autodidacta, siempre y cuando exista una rutina establecida. En este caso, Vargas recomienda que se haga en compañía de otra persona con un nivel de suficiencia superior al suyo. 

“El rol de ‘tutor’ de alguien que aclare dudas o sirva de guía es fundamental”, aclara la experta y añade que, de hecho, ambos sistemas pueden mezclarse para lograr un aprendizaje aún más efectivo.

(Vea también: Lo que debe saber para presentar las Pruebas Saber 11 de este domingo)

El secreto de la inmersión

Suele decirse que la inmersión lingüística (la exposición intensiva a una lengua extranjera) es fundamental para aprender inglés ya que permite naturalizar el idioma.

Sin embargo, no es recomendable que los principiantes (A1) se fuercen a tener una interacción directa con nativos pues, en algunos casos, esto puede resultar frustrante.

Para el nivel más básico Vargas aconseja involucrarse en la lengua a través de la escucha. Esto se puede hacer con películas subtituladas y canciones.

(Siga leyendo: Estos son los protocolos definitivos para el regreso a clase)

En esta etapa también es útil hacer énfasis en la gramática, “pues el inglés, antes que todo, es un idioma muy estructurado”, asegura Edgar Cavelieri, profesor de inglés y fundador de la empresa Mec Speak English.

Para aprendices con nivel intermedio, tener contacto regular con angloparlantes es una excelente alternativa para afianzar el nivel y superar lo que algunos profesores llaman “el bloqueo del nivel intermedio’ que ocurre cuando el estudiante se siente estancado”, explica Cavelieri.

Afortunadamente, viajar a un país angloparlante no es la única manera de ‘sumergirse’ en el inglés. En internet, por ejemplo, existen varias aplicaciones en las que se puede practicar con nativos.

“Recomiendo Tandem, una aplicación gratuita de intercambio de idiomas con nativos; Cake, una página que entre sus opciones tiene simular conversaciones; y el curso virtual English Mobile, de la BBC”, afirmó Cavelieri.

Dígale ‘adiós’ a la frustración

“Se dice que se necesitan al menos 600 horas de práctica para tener un buen manejo del inglés, pero eso no significa que tenga que ser un proceso traumatizante”, puntualizó Cavelieri.

Aunque parezca redundante, la mejor manera de mejorar una habilidad es ponerla en práctica. Los expertos consultados coincidieron en que equivocarse es la mejor forma de aprender.

Además, es fundamental integrar el idioma a su propio contexto puesto que “el cerebro guarda la información que le parece útil”, explicó Julie Enciso, licenciada en Lenguas Modernas y profesora de inglés de la Universidad de la Sabana, quien aconseja asociar la práctica con la experiencia.

(Vea también: Proponen que lenguaje de señas sea materia obligatoria en universidad).

Llevar un diario en inglés puede ser de utilidad para lograr un aprendizaje significativo y reforzar dos aspectos que suelen producir dolores de cabeza: la gramática y el vocabulario.

“Transforme su cotidianidad en inglés; de nada sirve aprender un tiempo verbal si no lo aterriza a sus intereses y objetivos”, sostuvo la experta.

El ‘bonus’ de los expertos

En caso de que le dé demasiada pena hablar inglés, pregúntese si ocurre lo mismo al hablar en español. No excluya la posibilidad de acudir a un experto para encontrar la causa subyacente del problema.

“Todo aprendizaje tiene un componente psicológico y el ‘miedo escénico’ puede tener su origen en situaciones concretas o traumas que deben reconocerse”, explica Tizziana Russo, comunicadora social, terapeuta y profesora de inglés de la Universidad Externado.

Cada persona tiene un nivel y ritmo de aprendizaje diferentes, pero dominar una lengua extranjera toma tiempo. “No confíe en cursos que le prometen fluidez en tres meses”, aseveró Vargas.
Para reforzar su léxico haga un glosario. Anote las palabras nuevas que oiga en inglés y revíselas constantemente asociándolas con una imagen. “Si está aprendiendo cómo se dice flor (´flower´), vea un video de jardinería de un creador angloparlante en YouTube”, ejemplifica Enciso.
Lea al menos una página diaria de un texto en inglés y anote en el glosario las palabras nuevas. Esto le ayudará a ampliar su vocabulario e interiorizar la sintaxis inglesa (el orden de las frases).
Escuche ‘podcasts’ especialmente diseñados para practicar su ‘listening’. Por mencionar un caso, en la página web Podcast in English hay para todos los niveles.
El aprendizaje que involucra emociones es el más efectivo, asegura Vargas. Asegúrese de integrar la creatividad y el arte en su metodología. No obstante, estudiar con películas y música solo es útil si se hace de manera consciente y organizada.

Según Cavelieri “de nada sirve escuchar una canción hasta tararearla si no se sabe qué es lo que se está diciendo”. Y recomienda “buscar la letra original, anotar las palabras que no conoce y luego escuchar”.

Evite usar traductores a menos que no sea estrictamente necesario. Si no está seguro de la definición de una palabra es preferible usar un diccionario en inglés. “Para dominar el inglés, hay que intentar pensar en inglés”, dice Enciso.
Se recomienda que los padres, interesados en que sus hijos menores de 12 años aprendan inglés, se involucren en el proceso. De acuerdo con Vargas, estudiar con los niños puede hacerles ver que “lo que están haciendo es importante y motivarlos”.

Para niños muy pequeños Cavelieri insta a los padres a aprovechar las plataformas que ofrezcan contenidos atractivos en inglés como YouTube Kids.

Haga ejercicios de imitación. De acuerdo con Caveliri “escuchar, entender y repetir” frases de nativos mejora la pronunciación y genera fluidez. Esto, dice, está relacionado con la manera en la que los seres humanos aprendemos a hablar de bebés.

Tendencias EL TIEMPO