Un policía muerto y cinco heridos en ataque en centro del Valle – Cali – Colombia



Una patrulla de la Policía fue emboscada durante el martes cuando escoltaba una diligencia judiciaol en la zona montañosa del municipio de Bugalagrande, donde hay pugna de disidencias y bandas asociadas a paramilitares.

El comandante de la Policía Valle, coronel Jorge Antonio Urquijo Sandoval, dijo que “fue asesinado un héroe de la patria por unos actores delincuenciales que están siendo investigados. Estos policías acompañaban a un juez de la República para devolver los predios a campesinos que en épocas anteriores habían sido violentadas”.

La gobernadora Clara Luz Roldán expresó repudio por el ataque. “Mis condolencias para la familia de Jefersson Giovanny Garzón Cárdenas, patrullero que falleció en los hechos, y también, fortaleza a los heridos”.

A las 2:40 de la tarde el Escuadrón Móvil de Carabineros de la Policía Nacional, Emcar, acompañaba una diligencia del Juzgado Tercera del Circuito Especializado de Cali.

La tarea correspondía a procesos de restitución de tierras en esa zona rural de Bugalagrande, a unos 95 kilómetros de Cali. El coronel Urquijo Sandoval dijo que la caravana ya descendía de la montaña y fue atacado el último vehículo.

En esa situación se presentó una emboscada a la patrulla en la vereda Tochecito, en el corregimiento de Chorreras, dijo el coronel César Castaño, comandante de la Unidad Nacional de Restitución de Tierras y Antiterrorismo.

Demandamos de @COL_Ejercito una acción inmediata en la zona de Alto Bonito en Ceilán, y Chorreras, en #Bugalagrande. Es imperioso un plan operativo contra estos terroristas que perturban la tranquilidad de nuestros campesinos y atentan cobardemente contra la Fuerza Pública.

— Clara Luz Roldán González (@ClaraLuzRoldan) October 28, 2020

Los atacantes vestirían de civil. En el ataque, el patrullero Jefferson Giovanny Garzón Cárdenas, de 25 años oriundo de Bogotá, murió al recibir un impacto de fusil en el tórax.

Los patrulleros Leiniquer Adolfo Ríos Holguín, José Alirio Rivera Novoa, Wilmar Oswaldo Ortiz y Lácides Roche,y el subintendente José Jorge Mendoza Villalba sufrieron heridas y fueron llevados a las clínicas San Francisco y Maríangel de Tuluá.

El pasado jueves 17 de septiembre, en el corregimiento de La Moralia, zona montañosa de Tuluá, se produjo la incursión a una base del Batallón de Desminado Humanitario, donde destruyeron computadores, equipos de comunicación y detectores de metales para el desminado.

Las autoridades aseguran que se trata de las disidencias Adan Izquierdo, de las Farc, pero en la región se mueven bandas como el Clan del Golfo involucradas en minería y cultivos ilícitos.