Qué hacer de vacaciones con los niños en diciembre – Vida



¿Niñera online? Suena raro, pero ya es una realidad debido a la crisis por el coronavirus. ¿Qué hacer con los niños en casa? ¿Cómo combinar el teletrabajo con el cuidado de los hijos? ¿Cómo ayudarles con los deberes si tengo que trabajar al mismo tiempo? Preguntas frecuentes de los padres en estos tiempos, y más ahora que los niños entran en vacaciones y no hay mucho por hacer.

(Siga leyendo: ¿Le interesa aprender un nuevo idioma? Revise estas becas del Icetex).

Contar con la ayuda de una niñera en línea, que pueda atender a los pequeños mientras los padres trabajan desde casa, puede ofrecer un gran alivio. Aunque en Colombia aún no hay muchas empresas que presten este servicio virtual, sin duda es una tendencia que ha crecido en estos tiempos.

Recientemente llegó al país la aplicación Sitly, que tiene presencia ahora en 12 naciones. ¿Cómo funciona? Según la página web de la aplicación, los tutores online y las niñeras virtuales ofrecen a los padres ayuda extra. Los niños pueden recibir apoyo con asignaturas determinadas, tareas escolares, aprender y practicar idiomas o realizar actividades infantiles con juegos o manualidades para que las familias puedan encontrar ciertos momentos de pausa.

(Le puede interesar: Con Bingo, fundación busca racaudar recursos para familias vulnerables).

Las niñeras virtuales o tutores en línea realizan su labor a través de programas como Skype, Zoom o Whereby, que permiten que cuidadores y niños compartan pantalla.Sin salidas, sin teatros, sin cines ni actividades fuera de casa. Pero con niñeras virtuales, campamentos por Zoom y shows vía streaming. Las atípicas vacaciones de 2020 requieren soluciones también atípicas. Porque mientras los más pequeños descansan, los padres continúan a tope con el teletrabajo y buscan la forma de mantener el delicado equilibrio entre trabajo, familia y esparcimiento.

María Moyal, de la agencia Cuídame Mucho en Argentina, señala que las niñeras virtuales comenzaron a demandarse al principio de la cuarentena, cuando todavía los colegios y los jardines estaban acomodándose a la nueva forma de educar: “Los padres no quieren que los hijos estén enchufados, porque no es solo el tiempo de exposición a las pantallas, sino qué hace el chico con ellas. Si son solo espectadores es una cosa, pero si le das un nivel de protagonismo es otra. Todas son propuestas interactivas, no es que están hipnotizados por la pantalla”, sostiene Moyal.

El servicio de niñera virtual consiste en que se arma un paquete de horas para que madre y padre las usen según sus necesidades. El proceso de búsqueda de la niñera virtual es igual al de la presencial, se hace en función de los intereses del niño y de los padres. Algunas niñeras tienen un perfil más musical; otras, más artístico, y otras, más académico, porque también algunos demandan que sigan con la escolaridad o la refuercen. “Hay chicos que están media hora; otros, una hora como máximo. Es un servicio que recomendamos para niños de 4 años para arriba, pero tenemos más chicos también”, dice Moyal.

(Le recomendamos: Preocupante panorama de los resultados de las Pruebas Saber 11).

Claudia Ortiz, directora de la agencia de búsqueda de niñeras pedagógicas El Nido (Argentina), cree que el servicio de niñera virtual no es para todos los niños: “Es una modalidad que funciona con chicos más grandes.

Los de 3 años van a requerir del adulto al lado. De 4 para arriba se quedan mejor y no necesitan tanto de la presencia materna o paterna –plantea–. Hay gente que es fanática del Zoom y otros que no, que los complica o directamente están agotados de usar la plataforma. Hay que elegir lo que va mejor con la familia y con su hijo”, dice Ortiz.

“Hay una demanda normal, no es que explotó –reconoce Ortiz–. Lo que sí se empezó a demandar, y mucho, son las niñeras walking distance. Van a la casa y les arman actividades para entretenerlos mientras los padres trabajan. Incluso me han pedido maestras para que estén con ellos en el Zoom y los ayuden con la tarea”, cuenta Ortiz.

Y Moyal agrega: “La gente pide mucho la niñera que viva cerca de la casa. Hay muchas que antes trabajaban en instituciones y ahora les bajó el trabajo o directamente lo perdieron y están disponibles. Es una propuesta recreativa de medio día. Más allá de la virtualidad, los chicos necesitan jugar, que haya alguien disponible ciento por ciento para ellos. Muchos de los padres no están acostumbrados a estar con sus hijos y no saben qué hacer”.

Campamentos virtuales

Pero las niñeras no son la única alternativa para padres estresados y niños aburridos. Los campamentos de vacaciones por Zoom surgieron como una alternativa igual de válida a la hora de plantear una actividad recreativa. Aunque en Colombia tomaron más fuerza durante las vacaciones de mitad de año, Argentina se convierte en un ejemplo de opciones que se pueden hacer de ahora en adelante.

Por ejemplo, Verónica Mastrángelo, directora de Agua Viva, un campamento con más de 20 años de historia en Argentina, llevó su propuesta outdoors a indoors, y planteó un programa de dos semanas.

“Nuestra propuesta es integradora, no son actividades sueltas. Todos los días hay desafíos como bailes de TikTok que van subiendo el nivel, a medida que avanza la colonia. Planteamos una actividad por la mañana para que los chicos la vayan haciendo relacionada con los Zoom de la tarde. Tenemos de todo: desde desafíos motores para los más pequeños hasta clases de taekwondo y surf para los más grandes y juegos de ingenio y talleres de manualidades y cocina. Los viernes organizamos una piyamada en la que cada uno arma su carpa y se prepara lo que va a comer y planteamos juegos”.

Mastrángelo asegura que en su campamento no hay espacio para el aburrimiento: “Las actividades son realmente muy divertidas, elaboradas, tenemos propuestas para los siete días de la semana porque los sábados hay encuentros recreativos y los domingos organizamos bingos musicales y shows de magia”.

El campamento de Educabot tiene un perfil ciento por ciento techie. Crear, transformar, expresar. En el caso de Tarantín Creativo, la propuesta está orientada a las artes. La idea para pasar el invierno en casa fue armar un campamento creativo, con zumba, taller literario, cocina y música.

(También puede leer: Estas son las fechas de regreso a clases presenciales en el 2021).

“Está basado en diferentes expresiones artísticas. Hay talleres de literatura, de cocina creativa de la mano de una artista plástica… la idea es estimular la creatividad en diversas áreas a partir de los 3 años”, explica Daliana Zambrano, directora del campamento.

Opciones para estas vacaciones

Maloka tiene el curso virtual de robótica virtual, que va del 18 al 21 de enero del próximo año.

Comfama tiene las ‘Supervacaciones: mi cuerpo, mi tesoro’, que empiezan el 30 de noviembre y van hasta el 4 de diciembre; y tiene la opción virtual, mixta o presencial.

Taller Vértice 134. La escultora portuguesa Cristina Matias dicta clases de arte y de portugués a niños de manera virtual (celular: 314 3655344).

Talleres de naturaleza: los cursos @talleresdenaturaleza en Instagram enseñan a conocer sobre la naturaleza de una forma entretenida y didáctica. El objetivo de los ‘Talleres de naturaleza’ es brindar una experiencia inigualable acercándonos al conocimiento e importancia de la biodiversidad colombiana, aprendiendo de fauna y flora a través de un viaje virtual.

LAURA REINA – LA NACIÓN (ARGENTINA)